Adsense

miércoles, 31 de octubre de 2012

Stoyán Mínev "Stepánov" (1890-1959)

Comisario de la Komintern, enviado a España por Staiin para asesorar al PCE durante el conflicto, está considerado como uno de los responsables directos de las caídas de los gobiernos de Giral y Largo Caballero


Hablar de Micheal Stepánof, de Michelo, de Lorenzo Vanini, de Sergio Rostoff, de Moreno, de Zh. Zhabarosh, de G. Richard, de Lédevev, de Fotsius, de Stoyán Mínevich Ivanov, de Iván Petróvich Stepánof o, simplemente, de Stepánov a secas, es hablar en realidad de una única persona: Stoyán Mínev, uno de los más destacados dirigentes soviéticos enviados a España durante la Guerra.

A pesar de lo poco que se conoce de este personaje -la multitud de seudónimos utilizados a lo largo de su trayectoria política dificulta un conocimiento profundo de su personalidad- la labor realizada por Stepánov en España, como delegado de la Komintern, es fundamental para comprender cuáles fueron realmente los motivos e intereses que llevaron a la URSS a participar en la Guerra Civil.

Sin embargo, Stepánov no es el primer consejero soviético en llegar a la Península. Antes lo han hecho Paulina Abramson, que llega en 1936, antes del estallido de la Guerra; el cónsul general soviético, Vladimir Antonov-Ovseenko, o el embajador de la URSS, Marcel Rosenberg, que llegan a Barcelona en agosto del mismo año. Cuando Stepánov aterriza en España, en enero de 1937, ya se encuentran en la Península la mayoría de los comisarios soviéticos que, junto con Mínev, tienen la tarea de ayudar política y organizativamente al Partido Comunista de España (PCE), así como asesorar y colaborar con sus camaradas españoles. Todo ello, sin olvidar dar cuenta de todo lo que acontece a la Komintern.

Sobre la vida personal de Stepánov se sabe que nace el 22 de agosto de 1890 en Seid, una pequeña aldea de Bulgaria, en el seno de una familia humilde. Allí cursa primaria y continúa los estudios de secundaria en institutos de las ciudades búlgaras de Popovo, Ruschuk y Turnovo. En 1909, parte rumbo a Ginebra (Suiza) para matricularse en Medicina, carrera que finaliza en 1916. En un documento autobiográfico desvela que contrae matrimonio con la española Josefina Simón -militante del PCE desde 1934-, con la que tiene un hijo. En el documento, reconoce que desde marzo de 1939 no sabe nada de ellos, ni siquiera si están vivos o muertos, al igual que carece de noticias de sus padres.

Por eso, si hay algo que define a Stepánov no son sus lazos familiares, sino su formación política. Hombre de partido, el comisario de la Komintern vive por y para la causa comunista. De hecho, él mismo llega a afirmar que en relación al partido nunca tuvo ni desviaciones ni vacilaciones. Tampoco duda en aclarar que no es objeto de ningún tipo de sanciones y que, aunque desempeñando su trabajo tiene momentos de debilidad y duda, nunca llega a cometer errores políticos.

Su primer contacto con el movimiento obrero y socialista lo tiene cuando tan sólo cuenta con 13 años, y desde ese momento ya no abandona la militancia en distintos partidos: en 1907 forma parte del Partido Obrero Socialdemócrata de Bulgaria (POSB). Después hará lo propio en el Partido Socialista Suizo (PSS) y en el Partido Bolchevique. Así, hasta 1916, cuando se convierte en miembro del Partido Socialista de la Unión Soviética (PCUS).

Condecorado con la Orden de Lenin y la medalla por el Trabajo Heroico de la Gran Guerra Patria, está considerado como un camarada disciplinado, además de uno de los economistas soviéticos más competentes en cuestiones de la situación y de la lucha de la clase obrera en los países capitalistas. Y es que, tras su paso por España y después de disolverse la Komintern -mayo de 1943- se doctora en Ciencias Económicas (1948).

Pero no puede hablarse de su trayectoria política ligada al partido comunista obviando su paso por España durante la Guerra Civil; en concreto, desde su llegada en 1937 hasta su partida dos años después, periodo en el que actúa como delegado de la Komintern. Él mismo relata en un informe calificado como "absolutamente secreto" algunas de las tareas que desempeña en el conflicto, revelándose como un auténtico conocedor de la historia política de España. El informe es realizado para el Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista, y supuestamente es el único sobre la totalidad del conflicto español que llega a manos de Stalin antes de que se zanjara, por parte de los soviéticos, la cuestión española.

Además de asesorar al partido y cumplir minuciosamente las órdenes que llegan desde Moscú, Stepánov se convierte, junto a Codovilla y Togliatti, en uno de los principales impulsores del proceso contra los dirigentes del POUM, a los que acusa de colaborar con organizaciones fascistas. Stepánov pone todo su empeño en acelerar un proceso que se estaba alargando demasiado. En total, pasan 16 meses desde que se detiene a los dirigentes poumistas hasta que se celebra el proceso. Desde ese momento, Mínev se encarga también de eliminar del PCE cualquier elemento trotskista, como prueba el libro Espionaje, escrito bajo el seudónimo colectivo de Max Riegel.

Pero antes de eso, el representante de la URSS en España toma también parte activa en el derrocamiento del Gobierno de Giral -agosto de 1936-, incluyendo en el de Largo Caballero a comunistas como Vicente Uribe y Jesús Hernández. Es la primera vez que militantes del PCE entran a formar parte del Gobierno republicano.

Claro que el nuevo dirigente tampoco convencía a Stepánov. De hecho, ninguno de los gobiernos que se suceden en España entre 1936 y 1939 tienen, en opinión del búlgaro, "una política firme y clara de conducción de la Guerra". Así, para Stepánov, mientras Giral no supo hacer frente a la sublevación de las masas por carecer de valentía, Largo Caballero tampoco diseñó una política adecuada y, Prieto, aunque siguió una línea más concreta de actuación, no creía en el pueblo ni en el Ejército popular. El único que podía haber logrado salvar a la República era Negrín.

Los sucesos de mayo de 1937, provocados por los comunistas en colaboración con los republicanos de izquierda catalanes en Barcelona son alentados, entre otros, por Stepánov, según muchos, responsable directo no sólo de la caída del Gobierno de Largo Caballero, sino también de la ilegalización posterior del POUM y del procesamiento y eliminación física de Nin y de otros destacados dirigentes y militantes anarquistas españoles y extranjeros durante el conflicto.

Stepánov no sólo arremete contra la burguesía, sino contra cualquiera que se aleje de los ideales de la Komintern y pueda representar un peligro para ésta. Al igual que el resto de comisarios soviéticos, durante su estancia en España, mantiene una actitud imperialista, no sólo con respecto al Gobierno, en el que no dudaba en entrometerse, sino también respecto al PCE, en el que reproduce todos los vicios políticos y militares soviéticos adquiridos en Moscú, incluyendo el despotismo y sectarismo.

2 comentarios:

  1. Estupendo informe, desde luego no es imparcial, no se puede ser imparcial cuando la legalidad fue vulnerada por la conspiración nazifascista y la indiferencia de la llamadas "democracias" de aquel entonces.

    ResponderEliminar
  2. Disculpen, se me olvidada. Hoy como ayer: república española federativa. Gracias.

    ResponderEliminar