Adsense

jueves, 18 de julio de 2013

Parte de Guerra Republicano (18 de julio de 1936)

Alzamiento Nacional. 

NOTAS DEL GOBIERNO DIFUNDIDAS POR RADIO Y PRENSA

Primeras horas de la mañana

Se ha frustrado un nuevo intento criminal contra la República, El Gobierno no ha querido dirigirse al país hasta conseguir conocimiento exacto de lo sucedido y poner en ejecución las medidas urgentes e inexorables para combatirlo.

Una parte del Ejército que representa a España en Marruecos se ha levantado en armas contra la República, sublevándose contra la propia Patria y realizando un acto vergonzoso y criminal de rebeldía contra el poder legítimamente constituido.

El Gobierno declara que el Movimiento está exclusivamente circunscrito a determinadas ciudades de la zona del Protectorado, y que nadie, absolutamente nadie, se ha sumado en la Península a tan absurdo empeño. Por el contrario, los españoles han reaccionado de un modo unánime y con la más profunda indignación contra la tentativa reprobable y frustrada ya en su nacimiento.

El Gobierno se complace en manifestar que heroicos núcleos de elementos leales resisten frente a la sedición en las plazas del Protectorado, defendiendo el honor del uniforme el prestigio del Ejército y la autoridad de la República.

En estos momentos las Fuerzas de Tierra, Mar y Aire de la República, que, salvo la triste excepción señalada, permanecen fieles al cumplimiento del deber, se dirigen contra los sediciosos para reducir con inflexible energía un movimiento insensato y vergonzoso.

El Gobierno de la República domina la situación y afirma que no ha de tardar en anunciar a la opinión pública que se ha restablecido la normalidad.

A las dos y quince

Para que la opinión no se desvíe conviene que la gente sepa que Radio Ceuta, de la que se apoderaron elementos facciosos, da noticias, simulando ser Radio Sevilla, de cosas que dicen ocurridas en Madrid y en el resto de España, cuando, como es público y notorio, la normalidad es absoluta.

A las tres y diez

De nuevo habla el Gobierno para confirmar la absoluta tranquilidad que reina en toda la Península.

Gracias a las medidas de previsión que se han tomado por parte de las autoridades puede considerarse desarticulado un amplio movimiento de agresión a la República, que no ha encontrado en la Península ninguna asistencia y sólo ha podido conseguir adeptos en una fracción del Ejercito que la República española mantiene en Marruecos, y que olvidándose de sus altos deberes patrióticos fueron arrastrados por la pasión política, olvidando sus más sagrados compromisos

El Gobierno ha tenido que tomar en el interior radicales y urgentes medidas unas ya conocidas; las otras culminan en la detención de varios generales, así como de numerosos jefes y oficiales comprometidos en el movimiento. La policía ha conseguido también apoderarse de un avión extranjero que, según indicios, tenía el cometido de introducir en España a uno de los cabecillas de la sedición.

Estas medidas, unidas a las órdenes cursadas a las fuerzas que en Marruecos trabajan para dominar la sublevación, permiten afirmar que la acción del Gobierno bastará para restablecer la normalidad

A las cinco y veinte

Continúan los enemigos del Estado propalando rumos y noticias falsas. La adhesión de todas las fuerzas al Gobierno es general en España. Solamente en Marruecos continúan determinados elementos del Ejército en su actitud hostil a la República. La emisora de Radio Ceuta trata de producir alarma anunciando que barcos ocupados por rebeldes se dirigían a la Península. La noticia es absolutamente falsa. Por el contrario, la escuadra marcha a los puertos africanos sin haber encontrado oposición en el cumplimiento de las órdenes de restablecimiento de la paz, que pronto será conseguido.

De nuevo se hace saber a todos los españoles que son absolutamente falsas las noticias circuladas de haber sido declarado el estado de guerra en España. La autoridad es únicamente la civil, y a ella han de estar sometidas todas las demás para el servicio de la República.

A las siete y veinte

Continúan todas las provincias españolas en absoluta obediencia al Gobierno de la República. Algunos núcleos donde se iniciaba cierta inquietud confusa han reaccionado rápidamente y se ponen decididamente al lado del Gobierno. En estos momentos ha entrado ya en la ciudad, como refuerzo, un regimiento de caballería al grito de ¡Viva la República!

El resto de España continúa fiel al Gobierno que domina en absoluto la situación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario